image9

SINDROME DE INTESTINO IRRITABLE

¿Estrés, Infección, dieta o disbiosis?

El Síndrome de Intestino Irritable (SII), históricamente conocido como Colitis espasmódica, Colitis espástica, Colitis mucosa, Colitis nerviosa, Colopatía funcional, Enfermedad del colon irritable o sólo colon irritable, es un trastorno digestivo caracterizado por dolor o malestar abdominal, acompañado por la modificación en la frecuencia o en la consistencia de las evacuaciones (Diarrea o Estreñimiento), además de distensión abdominal (Inflamación), y que anteriormente se pensaba, ocurre sin una causa física demostrable. Por lo que se ha considerado un trastorno funcional digestivo (TFD). 


Las terminologías que se han acuñado en el pasado para referirse a este síndrome y que aluden sólo al  colon están obsoletas y actualmente desaconsejadas, puesto que el trastorno no se limita a este tramo del tubo digestivo. Por ello y por el momento es más adecuado entenderlo y referirse a él como "Síndrome del Intestino Irritable".


"El SII no mata, pero no deja vivir" 


El Síndrome de Intestino Irritable es una afectación muy frecuente, especialmente en personas jóvenes y en edad productiva, por lo que además tiene repercusiones académicas, profesionales y económicas importantes por ausentismo físico y de atención o concentración.


Por ser el trastorno funcional digestivo más frecuente, el SII nos está enseñando varios temas importantes a nivel Global. Por muchos años, “un Enfermo sólo era aquel en el que se podía demostrar una causa orgánica de sus molestias”. En consecuencia, el resto se decía (aún hoy en día) presentaba un “trastorno de somatización” o "hipocondría" (debido a “Sus Nervios”).


Los trastornos funcionales (TFD) producen un gran deterioro de la calidad de vida. Cierto es, y se ha demostrado, que tanto el estrés como los problemas psicológicos o psiquiátricos provocan malos hábitos alimenticios, mala nutrición y esto, diversos trastornos de salud principalmente gastrointestinales que, a su vez, deterioran más la salud mental conformando un círculo vicioso.


Sin embargo, al parecer la clave de por lo menos este importante problema clínico (y potencialmente muchos otros), se encuentra en “la flora intestinal” (que hoy denominamos MICROBIOTA INTESTINAL), de sus características cualitativas (cuáles), cuantitativas (cuántas) y su equilibrio (Eubiosis o DISBIOSIS), así como la interacción con los componentes celulares del intestino y el resto de nuestro organismo. 


¿Qué síntomas tienes y cuándo comenzaron? ¿Cuán intensos son los síntomas?  

  

Se recomienda consultar con un médico especialista si tienes cambios persistentes en los hábitos intestinales u otros signos o síntomas del síndrome del intestino irritable. 

La presencia de algunos signos y síntomas llamados de ALARMA (Pérdida de peso no explicable, Diarrea durante la noche, Sangrado rectal, Vómitos sin causa aparente, Dificultad para tragar, Dolor persistente que no se alivia al despedir gases o al evacuar los intestinos) pueden ser indicio de una enfermedad más grave, como el cáncer de colon o de otro segmento del tubo digestivo, Diverticulitis aguda complicada o Apendicitis aguda.

 

  

¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas? ¿Debo cambiar mi dieta?


Para poder prescribir un tratamiento adecuado e integral, el paciente debe ser evaluado para excluir otros diagnósticos con síntomas similares a los del SII. La complejidad y diversidad de la presentación del SII hacen que el tratamiento sea variado​ y depende de los síntomas y de su gravedad. Entre las medidas dietéticas, se aconseja una dieta blanda (sin grasas, irritantes y chile) así como baja en FODMAPs (hidratos de carbono fermentables). Para manejar el estreñimiento, se recomienda aumentar el consumo de agua, fibra y tal vez otra serie de medicamentos. 


Obtener más información

¿Tienes Dolor Abdominal, Diarrea y/o Estreñimiento?

Agenda una cita para poder ayudarte.

56525397 y/o 55796104

Obtén más información